La terna de los trenes más icónicos de Argentina está compuesta por el Tren de las Nubes, el Tren del Fin del Mundo y La Trochita. Sin duda, su trocha angosta, su máquina y los pequeños vagones que arrastra justifican su posición entre los trenes que más atraen a los turistas.
Desde Esquel hasta Nahuel Pan y desde El Maitén hasta Bruno Thomae, el vapor del humo de La Trochita y el paisaje confunden la realidad con la fantasía.