Hay muchas variables para elegir las vacaciones que queremos tener. Pero todo depende de la personalidad de cada uno. Prestale atención a nuestro experto.

Para decidir qué tipo de vacaciones vas a armarte, influirán distintas variables: edad, si vas solo o acompañado, el lugar, la situación económica, el deseo o la motivación sobre todo lo que te gusta. Sin embargo, el factor más determinante estará dado por tu personalidad de viajero. ¿De qué depende? De los pensamientos y emociones con que cada uno interpreta las situaciones ambientales.

Para hacerlo más fácil, podemos categorizar dos tipo de personalidades. Por un lado los que son rígidos. Aquellos que perciben los hechos de la realidad en blanco y negro, no admiten flexibilidad para adaptarse a los cambios y las dificultades que puedan surgir en el viaje. Es muy probable que quienes respondan a esta categoría, al menos en cuanto a la aventura de salir de viaje, se inclinen por elegir un destino de “hotel cinco estrellas”, porque priorizan sentir la seguridad de tener todo resuelto.

Por otro lado, están quienes tienen una personalidad flexible: son los que mantienen una adaptación saludable y al exterior, dado que al tener pensamientos positivos ven “la mitad del vaso lleno”. No se trata de conformarse con cualquier cosa. Se trata, en realidad, de contemplar que el plan puede fallar, sobre todo por aquellas variables que no son personales. Una avión se demora, un micro que se queda o una reserva mal tomada.

Para vos, ¿qué tipo de viajero sos?

Por Santiago Gómez