El actor viajó cinco veces a la capital mundial del entretenimiento. Fascinado por sus fiestas, recomienda actividades para vivir en pareja o en familia. Y propone casarse en la ciudad. Lo que pasa en Las Vegas…

Volvería toda mi vida a Las Vegas, porque es un destino multifacético y tiene miles de oportunidades para divertirse. Me encantan su gente, la energía del lugar y las opciones de entretenimiento que hay para todas las edades. Fui cinco veces. Queda claro que me fascina, ¿no? El primer viaje fue con mis viejos, cuando tenía 17 años y todavía era menor de edad. Ahí quedé enamorado de Las Vegas. ¡Es un delirio!

Cuando fui en familia, pude disfrutar de cenas, shows y el Cirque du Soleil. También estuve en otros espectáculos y conocí distintos hoteles, ya que todos tienen un estilo que los distingue y muchas opciones para elegir. Y cuando viajé en pareja, hicimos mucha vida nocturna. Fiestas en grandes piletas de los mejores hoteles, muy buena gastronomía y la posibilidad de hacer un simulacro de casamiento con Marilyn Monroe y Elvis Presley. También hay diversión para chicos; es un lugar hecho para pasarla bien. Por algo se lo conoce como La Capital Mundial del Entretenimiento.

Por Federico Bal